Contacta con nosotros: 954 280 198 • info@clinicabernaldez.com

Fibrocartilago Triangular. Dolor en borde cubital muneca

El complejo fibrocartí­lago triangular (CFT) es una estructura homogénea compuesta de un disco articular, los ligamentos radio-cubital dorsal y palmar y un menisco, el ligamento colateral cubital, y la vaina del cubital posterior.

El CFT actúa como una extensión de la superficie articular del radio donde va a apoyarse la fila proximal del carpo, y también estabiliza la articulación radio-cubital distal.

Aproximadamente el 20% de la carga del antebrazo se transfiere a través del lado cubital de la muñeca y el CFT.

Durante la exploración de la muñeca debemos :

  • palpar el disco articular del CFT, este debe ser tenso, similar a un trampolí­n, realizando la maniobra de peloteo sobre el disco (prueba de trampolí­n).
  • Cuando el disco articular es flexible y flota sin tensión, hay que sospechar una rotura, ya sea en central o periférica del CFT.

FIBROCARTILAGO TRIANGULAR ARTROSCOPIA MUÑECA SPORTME

Mecanismo y clasificación:

Las lesiones del CFT es un problema clí­nico frecuente, se pueden producir cuando la muñeca sufre una carga axial en extensión – caí­da sobre una mano extendida- o bien por fuerzas de rotación o de tracción.

Clí­nica:

Dolor en la región cubital que aumentan con la rotación.

Diagnóstico Artroscópico:

Se pueden diagnosticar bien con el gancho palpador durante la cirugí­a y valorar la localización, tamaño y estabilidad de la rotura.

La mayorí­a ocurren en la zona central o radial (avascular).

Tratamiento:

Suele ser el desbridamiento aunque también puede realizarse una reparación artroscópica.

Palmer clasificó las roturas traumáticas del CFT  y ha tenido aceptación universal- en 4 categorí­as:

fibrocartilago triangular. TABLA 2 Clasificación de Palmer

Indicaciones para la reparación:

La artroscopia estarí­a indicada en pacientes que tras 3 meses de tratamiento no quirúrgico no presentan buenos resultados clí­nicos siempre que no hay asociada una inestabilidad de la ARCD.

También son reparables las roturas periféricas (Tipo 1B y 1C).

Las roturas del lado radial sintomáticas con una ARCD estable se pueden tratar con desbridamiento artroscópico, mientras que las que se asocian a inestabilidad de la ARCD deben ser reparadas.

El diagnóstico de un desprendimiento periférico del CFT requiere un alto í­ndice de sospecha ya que no pueden ser vistos a través de los portales radio-carpianos estándar.

Video-cirugí­a caso clínico SPORTME: ROTURA FIBROCARTILAGO TRIANGULAR

Hermansdorfer y Kleinman describieron una pérdida de tensión del CFT como un indicativo de la separación, que se verifica por inspección directa en el momento de una reparación abierta.

Las reparaciones de la fóvea también se indican cuando hay una ARCD inestable debido a una fractura desplazada de la de apófisis estiloides.

Slutsky utilizan un portal radio-cubital distal volar para evaluar las fibras profundas de la fóvea directamente. Si se interrumpen, se realiza una reinserción abierta foveal directa del CFT. Nakamura et al. han descrito un método para la reparación foveal a través de un abordaje dorsal.

Contraindicaciones:

  1. Inestabilidad severa de la ARCD
  2. Artrosis radio-carpiana
  3. Rotura del CFT que no puede reanclarse de forma adecuada (hacer desbridamiento suave)

Resultados:

Trumble ha subdividido las roturas del CFT en base al tiempo que ha transcurrido desde la lesión.

  • Rotura aguda: < 3 meses
  • Rotura subaguda: de 3 a 12 meses
  • Rotura crónica: > 12 meses

La reparación artroscópica aguda de las roturas radiales y periféricas tienen el mejor pronóstico y puede recuperar de hasta un 85% de la fuerza de prensión en relación con la contralateral y la amplitud de movimiento.
La reparación de las roturas subagudas generalmente recuperan menos fuerza y rango de movimiento.

Las roturas crónicas son reparables, pero con resultados inconsistentes (22).

Bibliografí­a:

En un estudio multicéntrico, Corso et al. informó de resultados buenos a excelentes en 41/45 pacientes con reparación de un desgarro periférico del CFT, a pesar de que 27 de ellos presentaban otra patologí­a intracarpal concomitante.

Ruch et al. informó de resultados buenos a excelentes en una serie corta de 13 pacientes que con reparación periférica del CFT además de la estabilización de una fractura del radio.

Osterman obtuvo buenos resultados en un estudio prospectivo de 52 pacientes con rotura aislada del CFT. El dolor desapareció por completo en el 73% de los pacientes y mejoró en el 12%.

Estos resultados son similares al 78% de buenos resultados obtenidos por Darrow mediante acortamiento cubital, pero la artroscopia evita la cirugí­a abierta, la inmovilización o el riesgo de pseudoartrosis.

Un año más tarde, Osterman presentó sus resultados en un estudio retrospectivo de 19 pacientes con lesiones del CFT  Palmer 1D  sin inestabilidad ARCD, comparando la clí­nica los resultados después de reinserción del CFT versus desbridamiento simple llegando a la conclusión de que el desbridamiento fue igualmente eficaz que el reanclaje en el alivio del dolor en la muñeca, mejorando la fuerza de agarre, y la restauración rango de movimiento.

Información actualizada el 18/01/2017