Contacta con nosotros: 954 280 198 • sportmeinfo@gmail.com.

Artritis postraumática.

Artritis postraumática

La artritis (que literalmente significa “articulación inflamada”) puede afectar cualquier articulación del cuerpo, incluidas las articulaciones entre los 29 huesos de la muñeca, la mano y los dedos.   La artritis de la mano puede doler e impedirle hacer lo que desea o necesita. Las formas más comunes de artritis en la mano son la artrosis, la artritis postraumática (después de una lesión) y la artritis reumatoide. La artrosis es una enfermedad articular degenerativa en la que el cartílago liso que cubre las superficies óseas de la articulación se lesionan o desgastan con el tiempo.

CAUSAS

Una articulación normal está compuesta de dos superficies óseas cubiertas de cartílago liso que calzan bien entre sí de modo tal que se deslizan cuando los huesos se mueven. Si las superficies lisas se desgastan, ya no calzan y se desarrolla una artrosis.  Entras las afecciones que también pueden causar artrosis en la mano se pueden citar lesiones, infecciones, gota, psoriasis, y otras

SIGNOS Y SÍNTOMAS

Los tres sitios más comunes donde aparece la artrosis en la mano son (véase la Figura 1):

  • En la base del pulgar, donde se unen el pulgar y la muñeca (la articulación trapeciometacarpiana o basal)
  • En la articulación más cercana a la punta del dedo (la articulación distal interfalángica o DIF [siglas en inglés de distal interphalangeal])
  • En la articulación media de un dedo (la articulación proximal interfalángica o PIF [siglas en inglés de proximal interphalangeal])

Todas las formas de artrosis de la mano pueden causar rigidez, inflamación, dolor y deformidad.  A veces, la artrosis causa nódulos óseos en la articulación media de los dedos (nódulos de Bouchard) o en la articulación de la punta de los dedos (nódulos de Heberden) (véase la Figura 2).  La artrosis en la articulación basal puede causar inflamación, un bulto y un dolor profundo y punzante en la base del pulgar.  La debilidad al agarrar y pinzar pueden hacer que sea difícil abrir un frasco o dar vuelta una llave.

DIAGNÓSTICO

Su médico le hará preguntas sobre las manos y otras articulaciones.  Explique cómo afectan sus síntomas lo que usted hace.  Su médico entonces revisará el aspecto y el funcionamiento de las manos.  Las radiografías de las articulaciones con artrosis pueden revelar pérdida de espacio articular normal, “espolones óseos” u otros cambios.

TRATAMIENTO

Los objetivos del tratamiento son aliviar el dolor y restituir el funcionamiento. Un reposo breve, ya sea cambiando las actividades o usando un entablillado, puede ayudar.  El uso de manguitos suaves y ajustados pueden ayudar a sostener una articulación cuando los entablillados rígidos son demasiado restrictivos.  El calor (por ejemplo baños de parafina y compresas tibias) pueden aliviar las articulaciones y ayudar a mantener su capacidad de movimiento.  Es importante mantener tanto movimiento y funcionamiento en el dedo como sea posible. Los terapeutas de la mano pueden enseñarle ejercicios de protección articular y modificación de actividad para ayudar a proteger las articulaciones.  Los medicamentos antiinflamatorios o una inyección de esteroides en la articulación pueden reducir el dolor, pero ninguna de estas opciones cura la artritis.

La cirugía se considera cuando las opciones no quirúrgicas antemencionadas no dieron resultado. En la mayoría de los casos debe informar a su médico cuando esté listo para la cirugía. El objetivo es restituir tanto funcionamiento como sea posible y minimizar su dolor. Un tipo de cirugía es la fusión articular.  Se extirpa el cartílago desgastado y se fusionan los huesos de cada lado de la articulación, lo que significa que la articulación no se moverá, pero tampoco dolerá.  Otra opción es la reconstrucción articular, donde la superficie articular áspera se extirpa y se reemplaza por su propio tejido blando o por un implante.  El tipo de cirugía depende de las articulaciones afectadas, su anatomía y sus actividades. El cirujano especialista en la mano puede ayudarle a decidir qué tipo de cirugía es el mejor para usted.

Figura 1: articulaciones habitualmente afectadas por la artrosis
Figura 2: bultos de las articulaciones de los dedos con artrosis

Contact us