¿Qué es la neuropatía del nervio cubital o parálisis del manillar?

El sí­ndrome del túnel cubital, es una compresión del nervio cubital alrededor del codo, siendo ésta la segunda causa más frecuente de neuropatí­a periférica por atrapamiento.

Este nervio se puede comprimir a lo largo de su recorrido especialmente en las siguientes zonas:

  • Arcada de Struthers
  • Septo intermuscular medial
  • Canal epitroclear
  • Ligamento arcuato
  • Arcada de Osborne

Clí­nica – ¿Cuáles son los síntomas de la Neuropatía Cubital?

El paciente presenta dolor, parestesias y en ocasiones disestesias en 4 y 5 dedos (dedos meñique y angular), y borde medial del antebrazo. La sintomatologí­a se agrava al mantener en flexión el codo y despierta con frecuencia al paciente por la noche. Los trastornos de la sensibilidad en dorso cubital de la mano también son frecuentes. Los sí­ntomas motores se encuentran en situaciones más tardí­as, evidenciando pérdida de fuerza para la flexión del 4º y 5º dedos de mano, y para la abducción y aducción de los dedos.

Exploración Neuropatía Cubital

  • Atrofia o no de musculatura hipotenar.
  • Existencia o no de garra cubital.
  • Pérdida de apertura y cierre de los dedos
  • Atrofia del primer interóseo dorsal
  • Disminución de sensibilidad en 4o y 5o dedos
  • Tinnel en canal epitroclear
  • Pérdida de sensibilidad 4o y 5o dedos y dorso cubital mano.

Diagnóstico Neuropatía Cubital

La Historia clí­nica y la exploración son la base del diagnóstico. Es conveniente hacer una Radiografí­a de codo AP y LAT, para evidenciar o descartar una artrosis de codo asociada.

La RMN y la ECO Msk son dos pruebas que nos mostraran un engrosamiento del nervio, con una alteración del patrón fascicular normal. Los estudios electrofisiológicos, especialmente la valoración de la velocidad de conducción motora y sensitiva, nos ayudan para localizar y evidenciar una compresión nerviosa del nervio cubital.

En ocasiones puede existir una luxación del Nervio Cubital (con o sin sintomatología)

¿Cómo es el tratamiento de la neuropatía cubital del codo?

1. Tratamiento conservador.

Ante una sintomatologí­a leve y un EMG negativo, se puede realizar un tratamiento conservador. Los cambios de actividad, la utilización de férulas de reposo nocturno que mantengan el codo entre 45o y 70o han sido defendidos. Es importante hacer ejercicios de estiramiento de codo, y asociar un tratamiento con complejos vitamí­nicos (B1,B6 y B12).

Si después de 6-8 semanas de tratamiento conservador, los sí­ntomas empeoran estarí­a indicada la cirugí­a.

2. Tratamiento quirúrgico.

Existen diferentes técnicas quirérgicas de liberación del nervio cubital en el codo, siendo las dos primeras son con diferencia las más utilizadas en la liberación del nervio cubital en el codo.

Descompresión in situ: No es más que la liberación de las zonas aponeuróticas que comprimen el nervio. Esta indicado cuando la anatomí­a ósea es normal. Siempre hay que comprobar tras la liberación que el nervio no se subluxa, ya que de lo contrario haremos una trasposición subcutánea anterior.

Trasposición subcutánea anterior: Liberar el nervio en su canal, y llevarlo por delante de la epitróclea, creando una cavidad en el tejido celular subcutáneo.

Epitrocleoplastia: Consiste en hacer una mí­nima epitrocleotomí­a y una epitrocleoplastia con fascia de zona volar y radial del nervio cubital. Esto nos proporciona una buena descompresión y permite una mini transposición anterior con menor sufrimiento de la vascularización nerviosa y del nervio cubital.

Trasposición submuscular: Consiste en introducir en nervio cubital por debajo de la musculatura flexo-pronadora. Esta indicado especialmente cuando fracasan las tres técnicas anteriores, es decir es un procedimiento de rescate.

Postoperatorio 

Tras la descompresión in situ del nervio cubital, colocamos un vendaje almohadillado y permitimos la movilidad inmediata sin forzar la flexión máxima durante tres semanas.

Si realizamos una epitrocleoplastia o una transposición subcutánea anterior, colocamos una férula braquiopalmar durante dos semanas. Pasadas estas dos semanas se permite una movilización activa y pasiva completa, y remitimos al paciente a rehabilitación.

logos reseñas

Testimonios de pacientes 

Deja una respuesta